siguenos
Celos

O la contingencia del amor

por Iranyela López

 

Llanto, en la primera escena como declaración de un hecho consumado. Ella percibe de golpe el final de un episodio amoroso, es un nudo de razones inexplicables y de soluciones bloqueadas. Aún cuando las circunstancias tuvieron cierto fading que fue apagando la resonancia de los sentimientos.  No puede evitar pronunciar ese pusilánime, fútil y doloroso ¡Por favor, no te vayas!

Mientras, su pequeña hija espía por el cerrojo de una puerta la primera escena en su vida sobre la imposibilidad del amor.

Dirigida por el apasionado, subversivo,  Philippe Garrel y filmada por la interferencia incendiaria del ojo de Willy Kurant (Masculino, femenino de Godard, 1966). A través de una provocadora  y elegante reproducción de pasajes claroscuros se desdibuja la claridad y la sombra de los deseos y obstáculos del discurso amoroso.

La película nos cuenta con sosiego el continuo drapeado sentimental en la vida de Louis (Louis Garrel), su antigua pareja Clothilde (Rebecca Convenant), su hija Charlotte (Olga Milshtein) y su amante Claudia (Anna Mouglalis).

La jolousie, de Philippe Garrel (2013) son los acontecimientos, reveses y contrariedades de las innumerables circunstancias que tejen el velo negro de la Maya, el tapiz de las ilusiones, los sentidos, las palabras, los gestos… en la contingencia [1] del amor.

El término contingencia es quizá en esta pieza fílmica un sinónimo de lo no-determinado, de la libertad de sus personajes, de la impredecibilidad y  discontinuidad en sus emociones.

En un inicio Claudia libera su soledad, su encierro, el polvo de su miedos en Louis.

Louis encuentra en los deslices con diferentes mujeres la obsesión épica de recrearse en el personaje ausente de su padre.  Ama a su pequeña hija Charlotte quien aprende a vivir sabiendo que la persona a la que más ama en realidad prefiere a otro. 

En la jolousie, existen ciertas escenas que construyen las contingencias del discurso amoroso. El abrazo, la angustia, la ausencia, el cuerpo, el mutismo.

El abrazo

En todos sus personajes se percibe como la compañía parece talar por instantes todos sus miedos.  Claudia no puede estar sola y en sus amantes calma sus contradicciones.  Charlotte encuentra en el abrazo de su padre la serenidad a su recién resquebraja estructura familiar.  

 

La angustia

En una escena Charlotte le cuenta a su madre que ha pasado un día extraordinario con Louis y Claudia. Está es la primera vez que sale con la nueva novia de su padre. Le dice que ha comido un delicioso sándwich colectivo mientras la cuestiona sobre lo que hizo en durante todo el día que ella estuvo fuera de casa, a lo cuál contesta que ha pasado el día limpiando su cuarto y haciendo sopa de zanahoria. En este cuadro pareciera que la madre es herida por su pequeña hija, pero quizá en  realidad vemos que lo que expresa Charlotte con su anulación y cuestionamiento son los celos y la angustia experimentados con el nuevo acontecimiento.

 

La ausencia

Clothilde, arropa a Charlotte le dice que si quiere una manta voladora, ella dice que sí. El rito consiste en elevar una manta y dejarla caer.

La escena indica una evocación sobre lo huidizo, la ausencia del objeto amado, un suspiro que funde el peso del presente con la levedad insostenible de la memoria.   

 

El cuerpo

Claudia es una hermosa mujer, de voz breve, contenida y grave  a la que el tiempo  le quema en el interior, como una rueda que se acelera.  No puede conseguir trabajo y no esta dispuesta a envejecer con la opacidad de la pobreza.

 

El mutismo

Louis le pregunta a Claudia, si se dirán cuando tengan un amante. La respuesta esquiva y helada de ella es un alfabeto de silencio.  Aparentemente es feliz con él y lo demás no importa.

En Elogio de amor [2] una conversación entre Alain Bardiou y Nicolas Truong cometida en 2009, el filósofo francés habla de un encuentro imprevisto, del momento en que el sujeto amoroso asume que el mundo puede entenderse desde la diferencia y no sólo desde la identidad. Pero para que eso suceda es necesario abolir el azar y reinventar el presente de manera permanente. Philippe Garrel evoca en el amor –como Badiou en la conversación homónima (que tomó el título de la  película Elogio de amor de Godard, ) el amor como un proyecto que se reestructura indefinidamente,  y que constituye un síntoma en sus  películas.  Un refugio contra tiempos que imponen una creciente despersonalización de los vínculos.

La jolousie, esta inspirada en una vieja historia de amor de su padre, interpretado por su nieto Luis Garrel y ha elegido a una niña para constituir su alter ego infantil.

La tonalidad estilizada, elegante y tenue con que Garrel nos presenta el desvanecimiento del amor en La jolousie, pereciera la domesticación de los afectos, el oxímoron de la experiencia violenta y desagarrada que trastoca las coordenadas de un personaje en Offscreen (Christoffer Boe, 2006) el cual  enloquece  ante la ruptura de su novia.

 

12.03.14

 

[1] Para Barthes, la contingencia son los "pequeños acontecimientos, incidentes, reveses, fruslerías, mezquindades, futilidades, pliegues en la existencia amorosa;  todo nudo factual cuya resonancia llega a travesar las miras de felicidad del sujeto amoroso, como si el azar intrigase con él". Barthes, Roland. Fragmentos de un discurso amoroso.  Siglo XXI, México, 1982, 77

[2] BADIOU, Alain. Elogio de amor. con Nicolas Truong. Traducción de Alejandro Arozamena. Café Voltaire (Orig. Editorial Flammarion). Disponible en http://crucecontemporaneo.files.wordpress.com/2012/05/badiou-elogio-del-amor.pdf 

Iranyela López


@Iranyela
Meliflua, desorientada, cloroformizada con la polifonía de las palabras, el aullido del sonido y la hilaridad de los sentidos. Su andar se guía con el trazo cartográfico de sus retinas hacia un punto de fuga.....ver perfil
Comentarios:
comentarios.
Comentar:
Nombre*

Email

Website

*